Por la redacción

En estos meses de intenso calor uno de los electrodomésticos que más se usa es el ventilador. También es uno de los que más se ensucia o deteriora. Semlac te propone algunos consejos y sugerencias para que la limpieza de estos equipos sea fácil y realizable por cualquier persona adulta del hogar.

Cuando se trata de un aparato de montaje complicado, que posee muchas piezas, te proponemos usar el celular para hacer fotos de cada parte antes de desarmarlo, de manera que luego puedas armarlo de nuevo

Lo primero es desconecta el ventilador de la corriente.

Llena un recipiente con agua tibia y un poco de detergente líquido.

Ten a mano varios paños secos que luego te servirán para escurrir las aspas.

Retira la parrilla frontal, no sin antes quitar los seguros que tienen casi todos estos equipos. Limpia esta parrilla con el agua jabonosa, sécala y ponla a escurrir los residuos que queden.

Destornilla la tapa de las aspas, situada en el centro de éstas. Gira la tapa en el sentido de las agujas del reloj y retirarla. Desliza las aspas para separarlas de la parrilla trasera. Limpia la tapa y las aspas con un trapo y agua jabonosa.

Usa tus dedos para desenroscar la tuerca de la parrilla trasera. Si la tuerca está muy apretada, quizás necesites usar una llave para desenroscarla.
Quita la parrilla trasera de la base y límpiala con el trapo y agua tibia. Colócala sobre un paño para que escurra, como hiciste con los elementos anteriores.

Con respecto a la base y el poste del ventilador, límpialos con un trapo y la misma agua con detergente líquido.

Si el ventilador tiene control remoto, este debes limpiarlo solo con un paño húmedo, sin jabón o detergente.

Nota: Todas las partes deben estar completamente secas antes de rearmar el ventilador.

PARA DESARMAR, LIMPIAR, LUBRICAR Y ARMAR EL VENTILADOR

Debes tener a mano las siguientes herramientas:

1. Destornillador estrella
2. Llave francesa
3. Una brocha o pincelito
4. Lubricante o algún tipo de grasa de equipos similares

• Pon el ventilador sucio en un lugar cómodo para trabajar.

• Extrae todos los tornillos de la parte trasera del ventilador.

• Quita la tuerca del centro de la paleta con la llave francesa.

• Limpia con una brocha todas las pelusas y restos de suciedad.

• Luego de limpiar, ponle el lubricante o la grasa a los bujes del motor.

• Es recomendable que quites los tornillos del motor adosado a la carcaza y le pongas unas gotas del lubricante al buje de abajo, pues evita el óxido.

• Cierra con los tornillos.

Limpiar un ventilador rutinariamente permitirá que funcione a su máximo potencial. Limpia tu ventilador al primer signo de acumulación de polvo para así facilitar el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *